Legislación Falso Autónomo

Falso Autónomo a la luz de la Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de junio 2.003

FALSO AUTÓNOMO O RELACIÓN LABORAL ENCUBIERTA

Para discernir entre una relación laboral encubierta (falso autónomo) y una relación mercantil real hay que atenerse a las circunstancias concurrentes en cada caso.

Cuando de la realidad observada de la prestación de servicios se desprenda que concurren las notas de dependecia y ajenidad, estamos ante una relación laboral encubierta o falso autónomo.

A continuación se expone un fragmento de la sentencia del Tribunal Supremo del 27 de junio de 2.003:

“La nueva regulación de la actividad de intermediación, que consiente relación de agencia sin responsabilidad del buen fin y cuyo régimen jurídico no difiere en muchos extremos al establecido en el RD 1438/1985 (sistema de remuneración, devengo de la comisión, muestrarios, pacto de no competencia; duración y extinción del contrato, indemnización por clientela, etc.) y cuyo ámbito de aplicación son coincidentes, obliga a hallar nuevo elemento diferenciador de la laboralidad.

En palabras de las SSTS 02-07-96 ( RJ 1996, 5631) y 17-04-00 ( RJ 2000, 3964) , «La delimitación del ámbito de la relación laboral especial prevista por el artículo 2.1 f) del Estatuto de los Trabajadores ( RCL 1995, 997), desarrollada por el Real Decreto 1438/1985, y sus fronteras con la que se genera por el contrato de agencia, regulado por Ley 12/1992, ha de efectuarse actualmente teniendo presente lo que, transponiendo a nuestro ordenamiento interno la Directiva 86/653 CEE, de 18 de diciembre de 1986 ( LCEur 1986, 4697), determina en términos imperativos esta última Ley, por la que por vía refleja se deja precisado el ámbito de la exclusión de laboralidad que consagra el artículo 1.3 f) del Estatuto de los Trabajadores y el de la relación laboral especial prevista por el artículo 2.1 f) del mismo cuerpo legal.

La nota que diferencia al representante de comercio, sometido a la relación laboral especial antes citada, de quien asume el papel de agente como consecuencia de la válida celebración de un contrato de agencia, radica esencialmente en la dependencia, la que ha de presumirse excluida, con consecuencias eliminatorias de la laboralidad, cuando aquel que por cuenta de una o varias empresas se dedica a promover y concluir, actos u operaciones de comercio, despliega dicha actividad en términos de independencia, circunstancia ésta que ha de entenderse concurrente en aquellos supuestos en que, al asumir dichas FUNCIONES, queda facultado para organizar su actividad profesional y el tiempo que fuera a dedicar a la misma, conforme a sus propios criterios, sin quedar sometido, por tanto, en el desenvolvimiento de su relación, a los que pudiera impartir en tal aspecto la empresa por cuya cuenta actuare».

En este sentido ha de resaltarse que el art. 1 de la Ley 12/1992, exige que el agente actúe «como intermediario independiente»; y que el art. 2 de la misma norma que «No se considerarán agentes los representantes y viajantes de comercio dependientes […] Se presumirá que existe dependencia cuando quien se dedique a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajenos, no pueda organizar su actividad profesional ni el tiempo dedicado a la misma conforme a sus propios criterios».”

El trabajador autónomo debe saber que para el caso que se declare la «laboralidad» de la prestación de servicios -falso autónomo- le serán de aplicación los seguros sociales (prestación por desempleo, prestación por incapacidad temporal…).

En tal caso tendrá derecho al régimen extintivo de los trabajadores asalariados (indemnizaciones por despido), podrá interesar la devolución de las cuotas abonadas a la Seguridad Social, etc.

 

 

CHRISTIAN NAVARRO

Advocat laboralista i professor de dret del treball

Abogado laboralista y profesor de derecho del trabajo

Redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *