Dimisión: Extinción por voluntad del trabajador

El Tribunal Supremo da la razón a un trabajador que abandonó su puesto de trabajo porque su empresa no le pagaba el salario.

Cuando la dimisión del trabajador trae causa en incumplimientos graves y culpables del empreario que hacen imposible la prestación de servicio, el trabajador tiene derecho a indemnización y a la prestación por desempleo.

el impago de salarios es causa válida para dimitir con derecho a indemnización

El caso es que una empresa adeudaba seis nóminas y dos pagas extraordinarias a un trabajador, lo cual creaba una situación económica tan insostenible para el trabajador que tuvo que abandonar la empresa.

El trabajador, interpuso demanda de extinción de contrato por incumplimientos empresariales y finalmente el Tribunal Supremo estimó su demanda condenando a la empresa a abonar una indemnización de 45/33 días de salario por año de servicio.

El Alto Tribunal entiende que el requisito de la gravedad del comportamiento es el que modela en cada caso la concurrencia del incumplimiento empresarial, y la culpabilidad no solamente no es requisito para generarlo, sino que incluso es indiferente que el impago o retraso continuado del salario venga determinado por la mala situación económica de la empresa.

el tribunal supremo da la razón al trabajador

En este sentido se pronuncian las Sentencias del Tribunal Supremo de  24/03/92, 29/12/94, 13/07/98, 28/09/98, 22/12/08, y 17/01/11, expresando esta última respecto al cese del trabajador que:

la propia jurisprudencia ha contemplado la posibilidad de que tal permanencia en el puesto de trabajo pueda haberse interrumpido poco antes de entablarse la acción resolutoria, siempre que el incumplimiento empresarial del que se trate genere una situación insoportable para el mantenimiento del vínculo, en cuyo caso se entiende como justificado el hecho de que el trabajador pueda haber cesado en la prestación del servicio sin que ello suponga dimisión o ruptura por su parte de la relación laboral.

(…) Está justificado el cese de la prestación del trabajo en los casos de que la continuidad en el mismo sea incompatible con la dignidad profesional del empleado, ejemplificando como manifestaciones de tal situación los “malos tratos de palabra” o la “falta continuada de abono del salario”.

Se trata de supuestos excepcionales, que justifican la cesación en la prestación del servicio como consecuencia de haberse convertido éste en excesivamente penoso, peligroso o vejatorio para el trabajador, sin que la decisión de éste en tal sentido suponga dimisión por su parte ni ninguna otra forma de ruptura de la relación laboral.”

indemnización por dimisión/ extinción del trabajador

Así pues, ante el incumplimiento grave y culpable del empresario -como puede ser el impago del salario- el trabajador puede optar por solicitar la extinción de su contrato de trabajo con percibo de la máxima indemnización legal y derecho al desempleo (acción extintiva prevista en el artículo 50 ETT).

Esta indemnización es la de 45 días de salario por año de servicio. A partir del 12 de febrero de 2.012 esta indemnización es de 33 días de salario.

Adicionalmente, cuando la prestación de servicios se revela insostenible para el trabajador, éste puede cesar en la misma solicitando al juez social que se convalide su dimisión como una extinción por incumplimientos del empresario, condenando a la empresa a pagarle la máxima indemnización legal al trabajador calculada desde el inicio de la relación laboral hasta la fecha del cese.

CHRISTIAN NAVARRO

Advocat laboralista i professor de dret del treball

Abogado laboralista y profesor de derecho del trabajo

 

Redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *