Despido, ¿ qué hago ?

ME HAN COMUNICADO EL DESPIDO, ¿QUÉ HAGO?

Vamos a abordar resumidamente la noción de despido y los pasos a seguir ante la comunicación de despido.

1. ¿Qué es un despido?

Entendemos por despido laboral la acción mediante la cual el empleador (el empresario) da por finalizado unilateralmente un contrato laboral con su empleado (trabajador/a).

2. Tipos de despido.

Para simplificarlo diremos que sólo existen dos tipos de despidos, el disciplinario y el objetivo.

El despido disciplinario es aquel en el que se invoca un incumplimiento contractual del trabajador/a. De entrada la empresa no abona indemnización al trabajador, aunque si éste reclama puede conseguirla.

El despido objetivo es aquel  ocasionado por una crisis en la empresa o una reestructuración (causas económicas, técnicas, organizativas o productivas). En un principio la empresa abona al trabajador/a una indemnización de 20 días por año, si bien el trabajador puede obtener una mayor indemnización si reclama.

Cuando un despido objetivo afecta a una multitud de trabajadores superando unos determinados humbrales (art. 51 ETT) estamos ante un despido colectivo.

Tanto el despido disciplinario como el despido objetivo pueden ser calificados jurídicamente de tres maneras: procedente, improcedente y nulo.

  1. La declaración de procedencia comportará la confirmación de la extinción.
  2. La declaración de improcedencia comportará la opción del empresario entre readmitir al trabajador/a -con abono de los salarios de tramitación- o el abono de la indemnización. (Si el trabajador/a es legal representante de los trabajadores se invierte el régimen de opción siendo él quién opta. Además, en caso de optar por la extinción se meritan igualmente los salarios de tramitación). La indemnización corresponde a 45/33 días por año de servicio.
  3. La declaración de nulidad comportará la obligada readmisión del trabajador/a y el abono de los salarios de tramitación. Adicionalmente es posible que se condene a la empresa a abonar una indemnización si se estima que ha vulnerado los derechos fundamentales del trabajador/a.

 

3. Cuando me despiden, tengo derecho a finiquito? y a Indemnización? 

La indemnización es la compensación monetaria que recibe un trabajador/a por haber perdido su empleo.

El finiquito es la liquidación de haberes pendientes a que tiene derecho el trabajador/a al tiempo del cese (parte proporcional de pagas extras, parte proporcional de vacaciones, etc).

Por tanto, el trabajador/a siempre tendrá derecho al finiquito, pues supone la retribución de la prestación realizada hasta el día del despido.

Respecto a la indemnización, habrá que estar al tipo de despido para saber si se tiene derecho o no a una indemnización.

El despido disciplinario no lleva aparejada, de inicio, ninguna indemnización. No obstante si éste es impugnado y se declara su improcedencia la indemnización sería de 45/33 días de salario por año de servicio (45 días para el período de prestación de servicios anterior al 12 de febrero 2.012, y 33 para el posterior).

Respecto al despido objetivo, su indemnización es de 20 días de salario por año de servicio, e igualmente se puede incrementar esta cantidad si se declara la improcedencia de la extinción.

4. Tengo derecho al desempleo?

Sí. Con independencia del tipo de despido el trabajador/a tiene derecho al desempleo, siempre que tenga cubiertos los períodos de carencia que estipula la Ley General de la Seguridad Social.

La única excepción a esta regla general son los despidos disciplinarios por abandono o ausencia en el puesto de trabajo. Diversas sentencias han venido considerando que dicha causa de despido es equiparable a una baja voluntaria o cese voluntario y, por tanto, el trabajador no tiene derecho a percibir la prestación por desempleo.

5. Debo firmar la carta de despido?

No. Es importante no firmar ningún documento o firmarlos “no conforme”, ya que de esta manera el trabajador/a tendrá abierta la vía paraa impugnar el despido.

El hecho de no firmar o firmar “no conforme” no enerva la obligación del empresario de abonar el finiquito y la indemnización.

Con independencia de que el trabajador/a firme o no firme, el empresario deberá abonarle el finiquito, caso contrario se le prodrá reclamar incluyendo un 10% de mora anual tal como prevé el art. 29.3  ETT.

No obstante todo lo anterior, el mejor consejo es que ante la inminencia de un despido, o ante la comunicación del mismo, se ponga en contacto con un abogado laboralista experto en impugnación de despidos.

CHRISTIAN NAVARRO

Advocat laboralista i professor de dret del treball

Abogado laboralista y profesor de derecho del trabajo

Redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *